LA FÁBRICA DE CULPABLES. TESTIMONIO DE TORTURA AL PRESUNTO HOMICIDA DEL EX LÍDER DEL PRI

share on:
  • Es la narración de una persona que señala una posible fabricación de culpable en el caso del homicidio del priísta

Este medio de comunicación logró obtener el testimonio de una persona cercana al presunto homicida del priísta Aurelio Gancedo, el cual refiere que hubo una detención arbitraria, con prácticas de tortura e intimidación, la posible fabricación de una historia por parte de la Fiscalía General de SLP.

Por razones de seguridad mantenemos el anonimato, solicitamos la observancia de las autoridades para que permanezca a salvo la integridad de amigos y familiares de Juan Carlos N., así como los que en este medio digital colaboramos.

“Hemos recibido amenazas contra la familia contra los niños”, aseguró nuestra fuente.

Platicó  José (modificamos el nombre y voz), que el sábado 25 de enero,   Juan Carlos se trasladaba en su camioneta  para “hacer una carne” por la Delegación de Pozos iba acompañado de sus hijos cuando varios vehículos lo interceptaron, se bajaron sujetos armados y lo amagaron.

“Se bajaron armados”, dijo nuestro testigo, añadió que uno de los sujetos colocó una bolsa con “mariguana” dentro de su camioneta y una computadora.

“lo detienen y dice que le avientan una computadora en la parte de atrás que forcejea con los que lo detienen”.

Después fue llevado junto con los menores de edad a “un camino” y lo obligaron a caminar por una “avenida”, refiere que durante ese momento “le tomaban foto y vídeo” y que uno de los niños con inicios de espectro autista lloraba, por lo que les pidió entregar a los niños con familiares “le piden un teléfono ellos marcan y a las tres de la tarde le entregan los niños a (…)  familiares”

Juan Carlos fue trasladado al edificio de la Fiscalía, hasta las tres de la tarde se enteran sus familiares que está detenido “a nosotros nos avisan a las tres y llegamos a las cuatro, ya la grúa se llevaban la camioneta”.

Relata que la agente de ministerio público, se negaba a decirles dónde y cómo estaba Juan Carlos “preguntamos y no nos daban razón, les dije que cómo era posible si la camioneta que estaba afuera era de él”. Incluso, llamaron a dos abogados a los cuales tampoco les dieron razón, le dijeron a la ministerio público que llamaría   “a derechos humanos” ésta les respondió “háblenle”.

  • Vimos un video en el que aparece una mujer, al parecer la agente del ministerio público, la cual se negaba a darle informes al abogado.
  • La Comisión Estatal de Derechos Humanos SLP, confirmó a este medio que el día domingo 26 de enero, un visitador tuvo que acudir a los Separos a “brindarle atención a Juan Carlos”

Finalmente les permiten verlo, aunque ya eran casi las nueve de la noche. Al momento de hablar con él, les dice que sufrió agresiones. “lo vendan, le meten agua, le dieron golpes en la cabeza”, aunque  Juan Carlos no trae marcas de golpes “porque saben cómo golpear sin dejar marca”. Al parecer “querían que les firmara”.

José prosiguió con la narración, “cuando lo estaban torturando llego (…) y les dijo, aguanta, déjalo descansar”, y que entre dos sujetos lo obligaron a beber agua, uno le dio una botella “le dijo ten tómale te vez seco”, ante la negativa de Juan Carlos, el sujeto con palabras altisonantes “como chingados que no”  y uno de los sujetos “le aplanó las manos y el otro lo obligó a tomar agua”.

También “le hicieron tocar una computador, la hicieron que la agarrara” ambos creen que es la misma máquina “que aventaron” y que posiblemente será incriminado con sus huellas.

Los sujetos que detuvieron a Juan Carlos le daban órdenes para que memorizara “tú vas a decir esto que te estamos diciendo.”

José también platicó que en la Fiscalía los agentes ministeriales  le decía que Juan Carlos “traía mucha droga (…) que era un pedote por el chingo de droga”, y que al momento de su detención “andaban dos con él, realmente no es, iban los niños”.

Le preguntamos si sabía si Juan Carlos ofrecía “servicios sexuales” a cambio de dinero, a lo que respondió “no sabemos, él es muy reservado”, y agregó  “no lo entendemos, no sabemos si conocía o no” a Aurelio.

También señaló que Juan Carlos es ingeniero industrial, que por el momento se dedicaba a la venta de autos, no tener antecedentes penales ni estar involucrado en la política.

José pidió a este medio hacer público a discreción lo narrado, dijo haber recibido amenazas, “ha habido amenazas”, indicó que “camionetas con sujetos armados”, rondan los lugares donde suele andar  y le hacen un seña de silencio.

Por lo que hay un temor de que algo pueda suceder y hace responsables a las autoridades.

Octopus