Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

PRECARIEDAD LABORAL EN MEDIOS DE COMUNICACIÓN SLP, UNA RADIOGRAFÍA

Al publicar mi situación sobre el despido y la situación en el culto periódico de SLP, más casos similares fueron narrados, porque la precariedad laboral en los medios de comunicación es un problema a nivel nacional.

En la Ciudad de México un grupo de periodistas se ha organizado para visibilizar esta situación, manejan la cuenta de Twitter “Tenemos que Hablar” desde donde se comunican con más periodistas del país en situación crítica laboral.

Desde “Tenemos que Hablar” se han publicado casos de precariedad laboral que han tenido desenlaces muy lamentables, es por ello que lo hacen de manera confidencial, porque al exhibir esas anomalías corres el riesgo de sufrir un estilo de veto y no conseguir nunca más trabajo.

Aquí te presentamos algunos casos que fueron narrados a esta reportera, mantenemos el anonimato de los compañeros por los motivos narrados antes:

Caso 1

Durante mi labor en el periódico culto, me llamó la atención que había entre los  reporteros que diariamente cubrimos ciertas fuentes de gobierno estatal y municipal, algunos demasiado jóvenes, no daban la impresión de ser pasantes de Ciencias de la Comunicación,  pareciera que apenas cumplían la mayoría de edad, usaban un chaleco caqui con una enorme letra N en azul marino, nunca hicieron preguntas en entrevista, ni hacían una labor periodística, muy amables pero se notaban fuera de contexto.

En una ocasión coincidí con uno de ellos en el Informe del Gobernador 2019, compartimos transporte, pues ambos batallamos para el traslado, durante la caminata éste se notaba cabizbajo y me dijo que él, al igual que sus dos compañeros del medio de comunicación de la gran N,  pertenecían al Programa Federal “Jóvenes Construyendo el Futuro”, es decir eran becarios.

Luego, en un momento de desahogo me platicó que había algunas irregularidades en ese medio de la gran N, pues no se les había brindado capacitación como las reglas de operación del Programa Federal lo establecen,  además de que no se les dio equipo para trabajar, solo un triste chaleco con la gran N en color azul, el celular lo tuvo que adquirir a plazos para poder entrar.

Tampoco había ayuda o apoyo para traslados y su jornada era equiparable a la de cualquier reportero, es decir, de veinticuatro horas.

Luego, me dijo que el Programa en automático estaba por cancelarle la beca, por “inconsistencias” que jamás se le informaron y que al acudir con su tutor, el director del medio de comunicación de la gran N azul, éste le dijo que nada podía hacer, por lo que era su último día como reportero y así fue.

Ese medio de comunicación se aprovecha de los beneficios del Programa Federal, los ingresos que obtiene no son para pagos a sus reporteros, los becarios obtienen una mísera cantidad de poco más de tres mil pesos al mes.

No es el único medio de comunicación que saca ventaja de las becas federales, hay otros que así lo han hecho, sobre todo las páginas web de reciente creación. Aunque también cabe señalar, que en otros periódicos con becarios del mismo Programa, cumplen cabalmente con las reglas de operación.

Caso 2

Desde un grupo de chat de whatsapp fue publicada una vacante para reportera en el medio de comunicación digital con oficinas en la avenida Salvador Nava cerca de la vieja Terminal Terrestre de Autobuses, un corporativo de radio y web.

A la convocatoria respondieron tres personas y después de una selección, la encargada se decidió por una de estas. Narra la compañera que estuvo trabajando un tiempo a prueba, pues así se lo indicaron, su trabajo de lunes a viernes sin pertenecer aún a la casa informativa. 

Después de unos días, la reportera buscó a su jefa, la persona que la contrató “le pregunté si el trabajo ya era mío, pues realmente necesito el ingreso”, a lo que la jefa respondió “sí, ya estás dentro”, pero días después le comunicaron que para poder estar tenía que llevar a cabo una entrevista con uno de los directivos del medio de comunicación, al llegar a la cita éste jamás se presentó.

Posteriormente, “me dijo que siempre no, que no estaba contratada por diversas decisiones internas”, y comenta que no sólo perdió tiempo para conseguir un empleo, también “me dejaron con una mala imagen”  porque al estar trabajando por unos días como reportera de ese medio y después cambiar de periódico dio la impresión de informalidad por parte de la reportera, aunque no haya sido su decisión.

Advertisement

RADIOGRAFÍA

Conversamos con varios compañeros y obtuvimos una radiografía exprés, pero fidedigna de la situación laboral en medios de comunicación de SLP.

Los salarios oscilan entre cuatro a ocho mil pesos, pocos periódicos como El Universal San Luis, Periódico Pulso y Código San Luis pagan a algunos de sus reporteros hasta diez mil pesos mensuales.

Los medios que brindan prestaciones que marca la Ley como son contados, el Sol de San Luis, El Universal y Periódico Pulso. Hay medios como Astrolabio y Canal Siete que dan estas prestaciones a los 6 meses de ingreso y no a todos los reporteros. En cambio, en otros como OneClick, CN13, Código San Luis, brindan apoyo con el pago de medicamentos y consulta cuando el reportero se enferma.

Los que más estabilidad laboral brindan, aunque no siempre a través de un contrato son PlanoInformativo y La Brecha.  Sólo uno cuenta con Código de Ética, nos referimos a Astrolabio. Pocos son los que están registrados ante el Instituto Nacional de Derechos de Autor y mucho menor el número de los que pertenecen al Padrón Federal de Medios Impresos.

El medio que más inestabilidad o rotación de reporteros ha tenido es Quadratín. Algunos donde se refirió que hubo acoso a mujeres fue en Canal 7, también refirieron violencia laboral en medios como Sol de San Luis. Otro como El Momento no cuentan con jefe de información que sea comunicólogo, es más hasta en la política anda. El Exprés aunque sea un medio consolidado, no da un crecimiento profesional a sus periodistas, al menos así les parece a algunos que ya salieron de ahí, similar en El Heraldo, de los primeros en SLP, muchos han pasado por su redacción más la paga es mala, sino es que pésima.

Hay algunos que son de la misma red, es decir, se unieron en una misma línea editorial, como Omar Niño Noticias y el Candidato Mx.

Los que están por desaparecer, al límite o ya desaparecieron, TV Azteca San Luis, La Orquesta y Canal 13 televisora potosina, La Jornada San Luis ya no tiene la edición impresa.

Importante señalar que los reporteros que cubren por las noches accidentes, hechos delictivos y eventos sociales, suelen no tener una retribución extra o seguro por el riesgo al que se exponen, un ejemplo, los fotógrafos de las revistas de sociales, como Quetal y City.

Lo anterior ha dado paso a que existan nuevos portales, sobre todo, algunos con dos o tres integrantes en una relación laboral informal, en algunos son los mismos propietarios los reporteros, estos se convierten en emprendedores, lo que suele ser arriesgado, aunque suele irles bien.

De Televisa San Luis no logramos obtener datos.

El hecho es que los reporteros solemos aceptar trabajar bajo esas condiciones porque la necesidad apremia y lamentablemente se ha convertido en “normal”, a pesar de estar fuera de la ley y de ser una contradicción a lo que solemos comunicar.

Por: Ana Dora

Compartir nota:

Notas relacionadas