Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Siguen en libertad principales responsables de disturbios en recinto legislativo y Palacio de Gobierno

  • El fiscal general, informó que la investgación continúa abierta,por los diversos hechos violentos del viernes pasado.

El viernes 5 de junio a las dieciséis horas con  veinte minutos, un contingente de aproximadamente ochenta personas,  arribó a la Plaza de Armas por la calle Los Bravo, la mayoría jóvenes y adolescentes, algunos portaban  cubrebocas o paliacate que tapaban  parcialmente su rostro, casi todos vestían ropas oscuras.

Al frente iban unas diez personas entre  hombres y mujeres, cubiertos con cubrebocas, guantes negros o de látex,  gorra y lentes, llevaban en sus manos, fragmentos de algo similar a ladrillos o rocas, uno llevaba un tubo metálico otros aerosoles, iba un adolescente vestido de rojo. Entre estos  diez, destacaban dos, uno con playera, cubrebocas, gorra y tenis blancos, con gafas  oscuras, el otro con un llamativo chaleco anaranjado, éste  se adelantó del grupo.

Unos metros atrás, como si se tratara de otro grupo, iban activistas, una de ellas de nombre Roxana, conocida por su labor en pro del medio ambiente, ella llevaba un micrófono e iba haciendo señalamientos por la muerte de Giovanni, motivo por el que se realizó esta marcha.

Un joven  con camisa beige estampada y holgada completamente cubierto del rostro co cubrebocas, gorra y gafas, pegaba en ventanales hojas con consignas contra la policía. En un instante, los de adelante comenzaron a lanzar piedras a los ventanales de Palacio de Gobierno, sólo así, sin violentar a los transeúntes ni agredir a las personas que mantienen un plantón permanente, el del chaleco anaranjado alzaba los brazos para celebrar.

Muchos de los manifestantes se mostraron sorprendidos por los destrozos, más no se integraban sólo observaban, algunas chicas con pañuelo verde prefirieron retirarse. Al terminar el lanzamiento de rocas contra “el gobierno opresor”, se congregaron en el kiosko, antes de eso  una pequeña reyerta entre un protestante y un ciudadano, que reclamó por los destrozos, por lo que tuvieron que intervenir algunos comerciantes de la zona, sin que pasara a mayores.

Las personas inconformes por los abusos policiales, como ya lo dijimos, en su mayoría jóvenes, se sentaron en las bancas, otros estaban más preocupados por el outfit, se acomodaban los paliacates. De pronto un policía se asomó por el balcón principal de Palacio y un par de manifestantes le hicieron una señal obscena.

Había pocos reporteros, a pesar de que varios minutos antes, el mismo contingente había lanzado un artefacto explosivo  a una patrulla soledense, estacionada al exterior de la Fiscalía General del Estado, en el Eje Vial.

 Los inconformes, posaban para las cámaras, nunca se obstruyó el trabajo documental, algo poco común en manifestaciones de esa magnitud. Tampoco  había presencia de elementos de la policía, a pesar de que habían transcurrido varios minutos de los destrozos. En el kisoko, la activista Roxana, daba algunas indicaciones, algunos  aislados fumaban hierba, preguntamos entre los asistentes y nos refirieron que la protesta “ya se había terminado” aunque nadie estaba seguro ni sabía qué seguiría,  nos dijeron que el domingo se haría otra protesta y nos invitaron a asistir como prensa. Un joven ataviado en su totalidad de negro con un bat, posó junto a un grafitti hecho por la misma persona que pegaba consignas en las puertas de negocios, aunque traía pasamontañas, presentimos que nos sonrió.

Al acudir a las instalaciones de la FGE para documentar la patrulla dañada, notamos que en general las personas en las calles aledañas no estaban alarmadas.

Luego a las dieciocho horas con cincuenta y seis minutos, es decir media hora después de los cristalazos en Palacio,  llegaron al Jardín San Juan de dios, cerca de cincuenta granaderos, con una patrulla tanque, se dirigieron a la Plaza de Armas, en específico al Congreso del Estado para controlar disturbios, pues los inconformes por la muerte de Giovanni habían irrumpido el recinto legislativo, arrancando del lobby el busto del jurista Ponciano Arriaga Leija,  la bandera  en llamas, los ventanales del lobby rotos, al igual que mobiliario, desde el balcón principal el joven de chaleco naranja había prendido una bomba de humo color rosa, abajo los del primer contingente , el de playera blanca se mofaban de los símbolos patrios.

Los granaderos tomaron control del edificio, los protestantes corrieron y se dispersaron, otros grababan con su celular. En ese caos, los policías persiguieron a algunos, al azar los detenían, un reportero captó al secretario de seguridad, Ernesto Pineda, vestido de civil haciendo una detención, posiblemente arbitraria pues, no estaba identificado como autoridad.

 En una multitud de granaderos detuvieron a una de las activistas, de nombre Claudia, al ver esto, Roxana, corrió hacia ella y también fue detenida al momento. El descontrol era tal que había personas responsables de los daños  grabando sin con tranquilidad, sin ser aprehendidos. Después una mujer de edad avanzada comenzó a gritar por la detención de su nieto, a su lado estaba el niño que abanderaba la marcha, una joven con blusa de rayas la abrazó, minutos antes la misma chica había posado junto a los que quemaron el lábaro patrio.

 Las  personas detenidas eran subidas a la patrulla tanque, había observadores de la Coordinación Municipal de Derechos Humanos, su titular, Olga Palacios, se confrontó con un oficial  por una detención, pero no logró imponerse, éste omitió la recomendación.

 Ya estaba toda la artillería de la prensa,  mientras unos captaban ciertos momentos dentro del Congreso,  otros grabaron detenciones de diversos jóvenes*.

Algunos reporteros captaron en imagen la detención de la persona que vestía de blanco, aunque tampoco se informó de que fuera puesto a disposición de la FGE, en algunas páginas de activismo se menciona el nombre de una persona que presuntamente liderea un grupo de choque,  señalan que se trata del joven vestido de blanco, pero no hay manera de comprobar ese dato.

La patrulla tanque arrancó, entre manifestantes que intentaron bloquear su paso, los granaderos hicieron barricada, importante señalar que la única  respuesta de los pocos protestantes que había fue verbal, algunos reporteros fueron agredidos por los policías, de manera verbal e incluso hubo contacto físico, el ambiente estaba caliente.

Llegaron autoridades del ejecutivo y legislativo, también directores de corporaciones policiales estatales y municipales, el jefe de los bomberos, Adolfo Benavente dijo que la situación de la bandera en llamas estaba controlada y negó que una patrulla fuera incendiada.

A las veinte horas con treinta minutos,  algunas personas dentro del recinto legislativo retiraban los vidrios, dos diputados aún estaban ahí, se notaban desconcertados, una de las personas que lleva trabajando más de veinte años en el Congreso, desconsolada al ver el lugar destrozado, casi no podía contener las lágrimas, al fondo el oficial que custodia el lugar, se veía pálido por el hecho, pero estaba a salvo.

La tarde del sábado las autoridades informaron de la detención de doce personas, tres mujeres y nueve hombres. Uno fue puesto a disposición de la autoridad federal por los actos en contra de los símbolos patrios, seis sólo fueron remitidos a la barandilla por alterar el orden y ya están en libertad. Tres personas, dos mujeres y un hombre, entre estos la activista Claudia, fueron remitidos al juez de control y se vinculó a proceso por daños y motín, durante la noche, de una forma poco común fueron trasladados con celeridad al Centro de Reinserción Social no. 1 La Pila, posiblemente por el jucio de amparo que sus abogados promovieron, ya en la madrugada lograron salir con medidas cautelares, sus familiares pernoctaron al exterior del penal y externaron a través de redes sociales que hubo presuntas violaciones durante la detención.

 De los dos menores a disposición de la Procuraduría de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes (PPNNA),  no conocemos oficialmente el estatus, seguimos a la espera de la información del DIF Estatal.

Las personas detenidas y ya bajo proceso judicial, a través de sus familiares y amigos, han manifestado que los  responsables de los destrozos, los cuales aparecen en vídeos y fotografías  se encuentran en libertad, sin sanción o castigo por incendiar y vandalizar el Centro Histórico de SLP. A este señalamiento el fiscal, Federico Garza Herrera, informó a través de comunicado, que la investigación por los disturbios aún no ha terminado.

*Se realizó una modificación como respuesta al derecho de réplica.

Compartir nota:

Notas relacionadas