Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Contradictorio que el Estado pague certámenes de belleza y obstaculice apoyo a programas de atención a la mujer

  • Los concursos de belleza son la pedagogía de la cosificación y la violencia del cuerpo de las mujeres; esa tradición no la queremos para nuevas y futuras generaciones: Guadalupe Almaguer

La violencia simbólica es tan sutil que está normalizada pero violenta, cosifica, degrada y denigra a las mujeres, señaló la diputada perredista.

Durante su participación en la “Mesa de Trabajo Legislativo sobre Violencia Simbólica” que organizó la Comisión de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados, la Diputada Federal por el PRD, Guadalupe Almaguer Pardo dijo que los certámenes de belleza son una escuela con una pedagogía que trastoca el sano desarrollo de la niñez, hiper sexualizando a las niñas haciéndolas también objetos cosificados y sexuales para la industria del sexo.
«A la que ustedes le denominan un gran mercado de trabajo, han creado una industria millonaria con televisoras que las auspician, pero es a través del cuerpo de las mujeres, si alguien afirma que eso no es violencia que lo demuestre» agregó la Parlamentaria.

Durante el inicio de su participación la Legisladora perredista denunció que en redes sociales se había orquestado una campaña de violencia y desprestigio mientras se llevaba a cabo esa mesa de trabajo: «Quiero comenzar comentando lo que sucede en redes en este momento de transmisión donde es evidente que están participando 90% hombres, seguramente movilizados por el tema, utilizando un tono absolutamente violento, esto es evidencia de quienes son los que consumen estos certámenes»

La también secretaria de la Comisión de Igual de Género en Cámara de Diputados, detalló que poco importa que objetivo de los concursos de belleza sea atraer, ya sea turísticamente o a través de un evento, ya que cuando se exhibe y denigra el cuerpo de las mujeres es violencia. «Poco importa que el objetivo sea atraer si es turístico o es una feria del caballo o un huracán, cuando el señuelo es el cuerpo de las mujeres equivale a violencia que trasgrede su sano desarrollo y además quienes defienden esta aberración, les afirmo que es una escuela de la pedagogía de la cosificación y de la violencia, esa tradición no la queremos para nuevas y futuras generaciones», subrayó la diputada Almaguer.

Del mismo modo hizo hincapié en que los certámenes de belleza no son una tradición, como se había argumentado, pues si la tradición violenta, cosifica, degrada y denigra a las mujeres, entonces se deberá cambiar lo arbitrario y lo abusivo para dejar de hacer tradición la violencia.

Aunado a esto la Diputada Feminista hizo énfasis en que la violencia simbólica es tan sutil que está normalizada y eso va creando trastornos alimenticios en las niñas, bullying por no encajar en el estereotipo y genera fatalidades como suicidios y feminicidios.

«Los certámenes de belleza crean la imagen de mujer objeto donde el patriarcado dicta esa mujer es de mi propiedad, en la que la mujer ya no puede decidir. Cuando la mujer quiere decidir entonces la matan por que no cumplió el estándar que le impusieron y hoy tenemos 10.7 feminicidios al día, respaldada por un modelo neoliberal que les ha hecho creer que asistir a un concurso de belleza es un asunto de libertad, no, es una conducta que se ha inducido»

Por lo que agrego que no se pueden seguir generando concursos de belleza y mucho menos, pagados por el gobierno con recursos del erario pues resulta una contradicción que el Estado teniendo compromisos constitucionales y ordenamientos internacionales, como los CEDAW y Belém do Pará, donde México está obligado a legislar para eliminar todo tipo de violencias y que está comprometido a desactivarlas en las acciones y en política pública, se financien este tipo de certámenes que hacen exactamente violencia simbólica.

Almaguer Pardo lamentó los comentarios ofensivos dirigidos a su compañera de bancada la Diputada Frida Alejandra Esparza Márquez donde le dicen que está obsesionada con quitar los concursos de belleza. Pues aseguró que no era una obsesión, sino un compromiso y obligación que tienen como legisladoras de erradicar la violencia de la vida de las mujeres y las niñas de este país.

«Si hay algo que debe obsesionarnos es el cumplimiento de la ley, cumplir las facultades que nos confiere la constitución y el reglamento de la Cámara de Diputados, nosotras no venimos a lucirnos, venimos a legislar para millones de mujeres que en este país están en absoluta desventaja»

Y agregó: «Empoderar, señoras, no es de ninguna manera caminar por una pasarela con medidas corporales impuestas, empoderar no es obligar a una mujer a operarse para cumplir con el estándar de belleza, si eso es empoderamiento, tienen que analizar el concepto y no tergiversarlo»

Por último la Diputada Almaguer Pardo subrayó que violencias tienen un origen estructural, incluidos los concursos de belleza los cuáles son la pedagogía de la cosificación del cuerpo de las mujeres. Con lo cual respondió a los persistentes comentarios de las redes sociales sobre ocuparse de otros temas más importantes argumentando que la Comisión de igualdad tiene una responsabilidad constitucional y la está cumpliendo, legislando a favor de las mujeres.

«Por lo que actuamos con esa enorme responsabilidad para defender todos los derechos de todas la mujeres, incluyendo feminicidios, desaparición forzada, trata de personas y todas las formas de violencias, asi como es una prioridad arrancar de las garras voraces y depredadoras de los organizadores y organizadoras de concursos de belleza los cuerpos de las niñas, adolescentes y mujeres de nuestro país» finalizó

Compartir nota:

Notas relacionadas