Los ministros no legislan, se protegió la vida y la soberanía

share on:
  • El miércoles pasado, la primera sala de la SCJN, discutió una resolución para despenalizar el aborto en el estado de Veracruz. Misma que fue desechada por cuatro de los cinco ministros.

“Más allá del triunfo por la vida, era una lucha por la soberanía,” aseveró Teresa Carrizales Hernández, abogada pro vida, respecto al fallo de la SCJN que rechazó el proyecto para despenalizar el aborto en Veracruz.


Su postura como abogada no sólo como activista pro vida, “fundamental respetar la autonomía de cada poder, que no se volviera una dictadura.” Porque de aprobarse se “hubiera violentado el principio de reserva de ley y el principio de legalidad.”
Carrizales Hernández, añadió “la SCJN se atribuía facultades que no tiene y pretendía legislar el aborto como un servicio de salud.”
Recordó que en años anteriores “23 estados rechazaron iniciativas pro aborto, además 21 legislaturas blindaron sus leyes,” por lo que calificó la resolución de amparo como “un intento desesperado,” de los grupos que piden se legalice el aborto.
Carrizales Hernández, enfatizó “los ministros no legislan (…) en esta ocasión se discutió sobre la vida pero pudo ser de otro tema (…) es así es como empiezan las dictaduras.”
Atribuyó el logro al “trabajo en equipo,” y las tendencias en redes sociales, lo que se reflejó en una ciudadanía informada.
Por último, señaló que el logro marca pauta para evitar que se vulnere la soberanía en cada estado y su legislación puesto que “el ser provida no significa solo el embarazo sino que engloba toda la vida de una persona, garantizar una vida digna desde la concepción hasta la muerte natural.”