Descuidan pinturas novohispanas durante la inauguración del Taller de Restauración

share on:
  • Las obras pictóricas fueron expuestas  al público sin contar con custodia o cintas delimitadoras.

El jueves a mediodía fue inaugurado el Taller de Restauración de Pintura Virreinal  en el Centro de las Artes,  un proyecto impulsado por el Consejo Consultivo del Centro Histórico, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en San Luis y la iniciativa privada.

Posterior a la explicación de las autoridades y del corte de listón se permitió el acceso de los asistentes a la sala donde fue instalado el Taller; en dicho espacio se encontraban varias pinturas novohispanas procedentes de templos potosinos, exhibidas sin custodia ni cintas delimitadoras, por lo que los asistentes tenían fácil acceso a las piezas que están  consideradas como Patrimonio Cultural.

Al momento de entrevistar al coordinador del Consejo del Centro Histórico, Horacio Sánchez Unzueta, detrás de él un par de mujeres se acercaron demasiado y en varias ocasiones a la pintura La Virgen del Pilar, hermosa pieza que está bajo resguardo del templo del Barrio de Santiago.

A pesar de que en el recinto se encontraba el coordinador del INAH en San Luis, Juan Carlos Machinena Morales, y diversas autoridades culturales, nadie impidió que una de las mujeres tocara en varias ocasiones dicha obra virreinal.

Y aunque le advertimos en ese momento a Sánchez Unzueta, este sólo volteó y dejó pasar el agravio sin hacer un señalamiento o indicarle a la mujer el desgaste o posible daño que se provoca a la obra al ser contaminada de esa manera,  y que por Ley se trata de una pieza que además de tener un valor simbólico es parte de la riqueza histórica de los mexicanos.

El INAH es el organismo federal encargado de proteger el patrimonio cultural de México. Dentro de sus atribuciones está proteger, conservar, investigar y difundir el patrimonio paleontológico, arqueológico, antropológico e histórico, a través de lineamientos y criterios específicos que garanticen la integridad y manejo adecuado de los bienes, algo que no se cumplió el día de ayer durante el evento en el CEART.

Los dedos y palmas de las manos suelen tener grasa natural, aunque no sea visible al ojo humano, cuando se fricciona o toca una pieza se contamina y provoca deterioro, es por ello que está prohibido tocar obras en los museos o galerías.