Personajes de la política potosina que recibieron doctorado Honoris Causa “fake”

share on:
  • Al igual que los personajes de la farándula como Palazuelos o Laura Bozzo, políticos de San Luis Potosí, adquirieron su honoris.

Por Ana Dora

Luis Mahbub Sarquis, Claudia Hermosillo Casas, José Luis Chalita Manzur, Carlos Rodríguez Lara, Pedro Carrizales Becerra, Alejandro Fernández Montiel y Angélica Mendoza Camacho, son algunos de los políticos que han recibido doctorado Honoris Causa “fake”.

Desde el año 2019 instituciones académicas como la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), hicieron latente de un posible fraude cometido por grupos, asociaciones o empresas que otorgan este reconocimiento a cambio de un donativo y expiden el  documento sin el respaldo de alguna institución académica con validez oficial.

La UNAM otorga este reconocimiento “a personajes que han luchado por mejorar la sociedad o que han contribuido al bienestar de una comunidad, desde ámbitos como la pedagogía, las artes, las letras y las ciencias”. Este máximo reconocimiento se entrega tras la propuesta del rector y la aprobación del consejo académico.

El Claustro doctoral iberoamericano, el Claustro Honoris Causa A.C. y el Instituto Mexicano de Líderes de Excelencia (IMELE), son algunas de las agrupaciones que llevan a cabo esta práctica. Parte del modus operandi es, rentar espacios específicos como auditorios universitarios o de instituciones públicas como la sala del Congreso de la Unión, para llevar a cabo la ceremonia de entrega de los Honoris.

Este medio de comunicación presentó en noviembre del 2019 un reportaje especial que menciona como María de los Ángeles Hermosillo Casas actual candidata a la alcaldía capitalina por el Partido Nueva Alianza, fue recibió tal nombramiento, durante una ceremonia llevada a cabo el 7 de diciembre de 2018 en el auditorio de Posgrado de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP). El reconocimiento fue por otorgado por el Claustro Honoris Causa A.C., asociación  fundada por Georgina Palacios, vinculada al Instituto Mexicano de Líderes de Excelencia (IMELE),  misma empresa que le entregó el  honoris a la cantante infantil Tatiana.

Cabe destacar que la UASLP se deslindó de dicha ceremonia, ya que solo facilitó el lugar.

Al momento en que Octopus Mx presentó el reportaje especial, en la página web del Claustro Doctoral se informaba de un donativo necesario para tal ceremonia, de aproximadamente 30 mil pesos, este incluía “vino de honor, renta del recinto, investidura y el título”, el link fue modificado y la actual página del Claustro ya no informa al respecto, solo refiere contar con algunos “convenios que avalan el Doctorado”, entre estos, la Universidad del Norte de Tamaulipas, el Consejo de Educación y Capacitación Queretano, la Asociación de Egresados del Instituto Politécnico A.C., ninguna de las instituciones antes mencionadas cuenta con respaldo académico, incluso hay documental periodística que señala a la UNT como universidad falsa.

Una característica que resalta, es la forma en que se van incorporando personajes de la política; se invitan unos a otros, ascienden de grado gradualmente. Por ejemplo, posterior al reconocimiento a María de los Ángeles Hermosillo, se le nombró madrina de la generación donde se  otorgó el honoris a Saúl Haro, Alejandro Fernández Montiel y José Luis Chalita Manzur; después Chalita Manzur se convirtió en padrino de la generación en la que se le entregó honoris al priísta y empresario Luis Mahbub Sarquis.

Mahbub Sarquis publicó este domingo 21 de febrero en sus redes, una imagen donde aparece con la “investidura”, en el texto  menciona, “con enorme orgullo, emoción y compromiso recibo un Doctorado en Honoris Causa, gracias a las personas y universidades que me nominaron a formar parte del Claustro Doctoral”.

Otros más que recibieron este reconocimiento sin validez oficial son, el activista y abogado Carlos Lara Rodríguez, la diputada Angélica Mendoza Camacho, ñ el diputado Pedro Carrizales Becerra quien fue reconocido por el Claustro doctoral iberoamericano, institución que tampoco tiene respaldo de la academia.