Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Vigente ficha roja de Interpol contra Eduardo Córdova

Córdova Bautista cumpliría ocho años de prófugo en este 2022.

“62 años, cejas  abundantes, cabello entrecano y ojos verdes”, así la descripción que aparece en la notificación roja que emite la Policía Internacional (Interpol), contra el exsacerdote  Eduardo Córdova Bautista,  a quien se le busca desde el año 2014, acusado  de abuso sexual en agravio de varios adolescentes de San Luis Potosí .

Los delitos por los que se le busca son, privación ilegal de la libertad, abuso sexual calificado, corrupción de menores y violación equiparada.

En 2020, Interpol emitió 11 mil 094 notificaciones rojas, sobre fugitivos buscados en todo el mundo. Estas se difunden a petición de un país miembro y se debe cumplir con el Estatuto que rige a la Interpol; esto significa que a casi ocho años de la búsqueda del exsacerdote,  la indagatoria para dar con el paradero de Córdova Bautista de la Fiscalía General del Estado está vigente.

En el último comentario que el  activista mexicano Alberto Athié compartió al respecto en sus redes sociales,  lamentó la falta de actuación de las autoridades para dar con el paradero del Córdova Bautista y la injusticia que viven las víctimas.

“Recuerdo mis primeras conversaciones telefónicas con personas cercanas a una víctima (…)  de las promesas incumplidas de parte de la Arquidiócesis de SLP de que lo iban a suspender y no había sido cierto.

Y, gracias a Luis Nava, a sus hijos y amigos de sus hijos, empezamos a reconstruir muchas historias de abusos.

Luego, gracias a Martín Faz, logramos detectar a algunos de los 30 niños de la parroquia del Salto que habían sido abusados y las luchas de sus mamás para que el arzobispo Morales Reyes  actuara y nunca lo hizo porque, según él,  seguía las indicaciones de la Santa Sede; y luego reconstruir los casos de abuso sexual con la manipulación de bebidas con pastillas.

En conclusión de ese caso y ante los lentos procesos de la Procuraduría del estado (actualmente Fiscalía) frente a 11 denuncias penales; a  Eduardo le dieron tiempo y  apoyo suficiente para que saliera huyendo, hasta la fecha sigue prófugo.

Las víctimas siguen esperando verdad y justicia, los potosinos y sus familias (…)  la Iglesia católica y el poder político siguen reinando en medio de un gran cementerio.

Como dice Denise Dresser: México, el lugar donde todo pasa y nada pasa. Y añado, seguimos pasando de largo como si nada pasara”, escribió Alberto Athié.

Compartir nota:

Notas relacionadas