Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

DIF Municipal de SLP apoya a pacientes con aplicación de toxina botulínica

  • En la Unidad Básica de Rehabilitación (UBR) de Maravillas se presta este servicio que favorece la rehabilitación de los pacientes.
  • Esta toxina eleva la calidad de vida y dignidad para personas con discapacidad.

SLP.- Cuidadores y pacientes de la Unidad Básica de Rehabilitación (UBR) Maravillas, agradecieron a la Presidenta del Sistema Municipal DIF, Estela Arriaga Márquez, y al Alcalde Enrique Galindo Ceballos, el programa de aplicación de toxina botulínica que inició esta semana, y les permite mejorar su calidad de vida, continuar con su rehabilitación y dignificarlos.

Aristeo Márquez Méndez, uno de los beneficiarios, dijo estar muy agradecido con la Presidenta del DIF Municipal, Estela Arriaga: «Me dio un derrame cerebral, y en un choque se me zafó la cadera, la parte izquierda de mi cuerpo estaba totalmente inmovilizada y ahora ya puedo caminar con bastón, por lo que sí recomiendo que acudan a la UBR, porque les ayudan a sobrevivir».

Su cuidadora, Yolanda Maldonado, explicó que Aristeo no podía caminar y tampoco hablar, «ha habido muchos cambios desde que comenzaron a ponerle la toxina y con base en la terapia de rehabilitación que aquí recibe, ahora ya puede caminar con bastón y mejoró mucho».

Agregó que se aprovecha al 100 por ciento el apoyo, y debido a que pagan una cuota de recuperación, «prácticamente está regalada la toxina que se le aplica, estamos muy agradecidos con el apoyo».

En este sentido, Alfredo Álvarez Maldonado, especialista en medicina física y rehabilitación de la UBR Maravillas, del Sistema Municipal DIF de San Luis Potosí, destacó que es la única en todo el estado que retoma la aplicación de este medicamento en favor de las personas que tienen rigidez muscular en alguna de sus extremidades o ambas.

Sostuvo además la gran labor que se realiza desde el Ayuntamiento de la Capital del Sí, para beneficiar a las y los pacientes y sus familias: «el costo de cada viral o ampolleta es muy elevado y ya con su aplicación tendrían que gastar hasta 40 mil pesos, y es complicado que puedan cubrir esta cantidad».

Finalmente, el especialista explicó que con el uso del ultrasonido, es posible tener una mayor precisión al momento de aplicar la dosis, pues se observan las diversas capas hasta el músculo donde se debe intervenir, a fin de que cuando los pacientes realicen sus terapias de rehabilitación física, tengan mayor movilidad sin dolor y así mejorar su calidad de vida. (Boletín)

Compartir nota:

Notas relacionadas