Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Familia Guillén Payán, ejemplo de solidaridad y amor al prójimo

Redacción

Desde hace dos años Daniel y Lorena, donan víveres y medicamentos a la asociación civil Cumple un Sueño, en el albergue se brinda alimento, ropa y techo a niño,  jóvenes y sus familias que sobrellevan tratamiento de enfermedades crónicas.

“Lo hacemos con todo el cariño y también para ponerles el ejemplo a nuestros hijos”, Daniel Guillén diputado federal.

“Nos esforzamos en lo posible para  hacerles más llevadero este camino tan doloroso que te deja moral, física y económicamente acabado, Lupita Dewey fundadora de la asociación civil Cumple un Sueño.

“Con su apoyo hemos podido mantenernos, y lo digo con todo el agradecimiento  a nombre de las familias que ayudamos”, se dirigió a la familia  Guillén Payán,  la directora del albergue  Cumple un Sueño, Guadalupe Dewey.

Lupita Dewey, nos platicó que al constituir la asociación en el año  de 1990, el objeto social se encaminaba a “cumplir el sueño” de niños mexicanos de escasos recursos con enfermedades crónicas; sin embargo, con la pandemia de COVID-19 muchos albergues que brindaban estancia a los familiares de pacientes foráneos cerraron sus puertas, dejando a infinidad de personas foráneas sin techo, es por ello que  decidió abrir el albergue.

“El apoyo que se brinda es básico, por ejemplo, alguien que viene de una comunidad y que lleva tiempo aquí cuidando a su familiar, el brindarle ropa y lo necesario para asearse, casi le devuelves la vida”, dijo.

El albergue se mantiene de apoyos, y desde hace dos años, Daniel Guillén Sánchez, empresario y político junto con  su esposa Lore Payán y sus dos hijos, acuden para donar medicamentos,  alimentos y ropa.

“Es una fundación con mucha carencia, Lupita es una persona con gran sentido de responsabilidad y fortaleza”, dijo el también diputado federal.

Explicó que inició su labor a través de un amigo de otro estado, y se organizan desde un chat, “llegué por un amigo, Adrián, y tenemos un chat, desde ahí nos organizamos para llevar lo necesario, por ejemplo, ahorita estoy donando un medicamento muy difícil de conseguir, para un niño con cáncer”.

Daniel Guillén y Lorena Payán, acuden en compañía de sus pequeños hijos, Marcelo y Daniel, “es un gran esfuerzo pero lo hacemos con todo el cariño también para ponerles el ejemplo a nuestros hijos y que aprendan que es ayudar”, acotó.

Para Lorena, es importante inculcarles  a sus hijos desde temprana edad el ayudar al prójimo, “son muchísimas personas con casos impresionantes,  es muy importante voltear a ver la realidad (…) que mis hijos se den cuenta de cómo es el mundo y que valoren lo que tienen, les inculcamos desde chiquitos la solidaridad y el ayudar a los demás”, dijo.

Con el ejemplo, Daniel y Lorena, invitan a la ciudadanía a acercarse y donar, directamente con Lupita, en Fray José de Arlegui no. 1005 colonia Virreyes, San Luis Potosí, y al teléfono 444 639 2498.

Aquí se sienten como en su casa. Tenemos un comedor abierto,  no tenemos horario de comida, porque por experiencia un paciente oncológico se vuelve compañero de la nauseas de mareos, es a la hora que la gente tenga necesidad, concluyó Lupita.

Compartir nota:

Notas relacionadas

UASLP lleva a cabo foro LGBTQ

La Universidad Autónoma de San Luis Potosí, a través de la Secretaría de Difusión Cultural, realizó con gran éxito el